top of page

Guía definitiva de los Hilos tensores de PDO: con espículas y lisos

Existen varios tipos de hilos tensores, los más famosos son los de PDO (polidioxanona) que provienen de las suturas quirúrgicas reabsorbibles. Dentro de los hilos tensores existen 2 tipos: con espículas y lisos. En este artículo definiremos ambos tipos de hilos tensores.



Hay que recalcar que ambos tipos de hilos tensores, con espículas y lisos, son 100% reabsorbibles y biocompatibles. Además, inducen la formación de colágeno y elastina por el propio organismo al estimular a los fibroblastos (células encargadas de fabricar colágeno y elastina). Después de estimular a estas células para que produzcan colágeno y elastina, se reabsorben. Cabe destacar que estos procedimientos no requieren cirugía.


1.-Los hilos tensores de PDO con espículas: estos hilos poseen mini espículas, muy finas, que se anclan a los tejidos y los traccionan, otorgando un efecto lifting. Es esencial señalar que no es el mismo efecto lifting quirúrgico, cuyo efecto es mucho mayor. Por lo general miden de 6 a 9 cm de largo, aunque hay de varios tamaños. Están hecho de PDO (polidoxanona), la cual estimula la producción de colágeno y elastina como dijimos previamente.


¿Cómo saber si necesito estos hilos espiculados?: Estos hilos tensores con espículas se usan en caso de flacidez de la piel, tanto si el leve (se usan como preventivos), o como si la flacidez es moderada (se usan para mejorarla). Si la flacidez es muy severa, se recomienda realizarse lifting quirúrgico, no hilos.


¿En qué zonas se pueden poner los hilos espiculados?: se pueden poner en los pómulos para levantarlos y aprovechar de desmarcar el surco nasogeniano, se pueden poner en las mejillas, para levantar la flacidez comúnmente llamada “Jowl”, que aparece en el reborde mandibular y en el área bajo las comisuras labiales. Se pueden aplicar en el cuello, para atacar la flacidez que se produce en esa zona.


¿Cómo se aplican los hilos tensores espiculados?: estos hilos espiculados vienen dentro de una cánula o de una aguja, las cuales se insertan en un punto de entrada previamente elegido. Se pasan por la capa más profunda de la piel, la hipodermis (grasa subcutánea) y luego se saca la aguja o cánula, quedando el hilo puesto y enganchado a la piel. Finalmente, se hacen unos masajes para que las espículas se anclen aun más en la piel, y se corta el hilo sobrante. Así se repite el proceso hasta lograr el efecto deseado. Por lo general, se ponen formando un patrón en abanico, aunque hay varias técnicas. Frecuentemente se ponen de 2 a 5 por lado, pero pueden ser más. Aquí es importante la evaluación del profesional.


¿Qué voy a sentir luego de la colocación del hilo tensor espiculado?. La primeras semana de puestos, sobre todo los primeros 3 días, son los más molestos. Se puede tomar un analgésico, según lo que tu doctor te recomiende. También se va a sentir el hilo muy tirante, pinchazos ocasionales, inflamación leve a moderada y pliegues en la piel. Todo esto irá pasando con los días. Cada día se verán mejores porque irá cicatrizando la piel, y tanto las molestias como la inflamación irán pasando. Hay que tener paciencia, y no te los hagas si al otro día tienes un evento. También es importante que la primera semana quedan muy tirantes, pero después se van acomodando y la piel cede un poco.


¿Cuándo se verá el efecto de los hilos tensores espiculados?: Los hilos espiculados tienen un efecto inmediato, que es del tipo mecánico producido por el enganche de las espículas a la piel, y un efecto tardío, evidente entre los 3 y 4 meses, que coincide con la producción suficiente de colágeno.




2.-Los hilos tensores de PDO Lisos (sin espículas): También están hechos de PDO (polidoxanona), la cual estimula la producción de colágeno y elastina como ya dijimos previamente. Son lisos, no tienen espículas, son más finos y cortos que sus contrapartes con espículas. Estos hilos también reciben el nombre de revitalizantes, reparativos o regenerativos, ya que su función es estimular la formación de colágeno y elastina, pero sin traicionar los tejidos, ya que no poseen espículas.


¿Cómo saber si necesitas estos hilos de PDO lisos?: Estos hilos tensores lisos se usan para inducir la producción de colágeno y elastina en la piel, no traccionan tejidos, pero mejoran considerablemente la calidad de la piel: mejoran la textura y la firmeza.

¿En qué zonas se pueden poner los hilos de PDO lisos?: se pueden poner en todo el rostro y cuello. En realidad se pueden poner en todo el cuerpo. Aunque en la evaluación profesional se te dirá dónde los necesitas más.

¿Cómo se aplican los hilos de PDO lisos o revitalizantes?: estos hilos son más cortos (2,5 cm a 6 cm) aunque pueden haber de otros tamaños. La forma más común de aplicarlos es en forma de malla. También se pueden aplicar en forma de abanico, paralela, etc, dependiendo de la técnica y de las necesidades del paciente. Se aplican más unidades comparativamente que los hilos espiculados.


¿Qué voy a sentir luego de aplicarme los hilos tensores lisos?: La primera semana puede quedar inflamada la zona, con algunos moretones quizás. Se recomienda aplicar hielo las primeras 12 horas, y si quedan moretones aplicar árnica en gel 3 veces al día.


¿Cuándo se verá el efecto de los hilos tensores lisos?: Con estos hilos tensores lisos se puede empezar a ver un efecto al mes de puestos, y el efecto final a los 3 -4 meses, cuando el cuerpo ha producido una suficiente cantidad de colágeno para que se note.


Ahora, ¿cuál es el hilo tensor más recomendado?: todo depende de lo que quieras tratar. Si tienes poca flacidez, lo ideal es empezar a prevenir con los hilos lisos revitalizantes. Si tienes una flacidez moderada se recomienda aplicar primero hilos lisos revitalizantes para que la piel produzca colágeno y luego, después de 3 a 4 meses, complementarlos con los hilos tensores espiculados para que traccionen los tejidos. Y, ¿por qué primero los lisos?, porque de esta forma los hilos con espículas se “agarrarán mejor” de las fibras colágenos que formen los hilos lisos y así podrán traicionar de mejor manera los tejidos, logrando un mejor resultado.


Y si quieres potenciar más aún los resultados, se recomienda realizarse mesoterapia con cóctel de vitaminas y aminoácidos (3 sesiones, 1 cada 15 días) previo a la colocación de los hilos, para que la piel esté más nutrida y pueda producir el mayor colágeno posible.


En última instancia, la elección entre ambas opciones debe basarse en las necesidades individuales, y se recomienda siempre contar con una evaluación profesional detallada.

Comentarii


bottom of page